JOSÉ, ESPOSO EJEMPLAR

“José, amando a María, ama al mismo Espíritu Santo. Sabe que su Esposa inmaculada tiene otro esposo invisible, infinitamente santo, y que este Esposo vive y reposa en el alma de ella como en un santuario, el más precioso santuario que una criatura puede ofrecer a su Señor… Por eso, mientras ama a la Esposa, José ama al Espíritu Santo. Mientras imita la modestia, la pureza, la humildad, la obediencia, la caridad, todas las virtudes que hacen tan santa y a amable a la Madre divina, su alma se adhiere cada vez más íntimamente a su Dios”.



CONVERSATION