HOMILÍA DEL DOMINGO 6º DE PASCUA (1 de mayo de 2016)


v  ¿Cuando queremos encontrarnos con Dios qué hacemos? ¿Mirar al cielo? ¿Ir a la iglesia?

v  El verdadero lugar donde habita Dios es el corazón de cada hombre, es su templo vivo. Allí permanece, es su domicilio permanente.
§  El que me ama: no es un mero sentimiento.
§  Guardar su palabra: no sólo cumplirla, sino permanecer en nosotros, cumplir los mandamientos de Dios, especialmente el mandamiento del amor.
§  El Espíritu Santo nos lleva a vivir con fidelidad al Padre, recreando la vida en nosotros.
§  La paz que nos comunica Dios nace de la confianza de que estamos en buenas manos y somos amados por Dios, del que somos sus hijos.

v  La presencia de Cristo se visibiliza en la Eucaristía, horneada por el Espíritu, nos da fuerza para ser morada de Dios por el amor.

CONVERSATION