VIERNES SANTO 2016


VIERNES SANTO. DÍA DE LOS SANTOS LUGARES.

   La tarde del Viernes Santo presenta el drama inmenso de la muerte de Cristo en el Calvario. La cruz erguida sobre el mundo sigue en pie como signo de salvación y de esperanza.

   Hoy no se celebra la Eucaristía. El altar luce sin mantel, sin cruz, sin velas ni adornos. Recordamos la muerte de Jesús, el primer testigo del amor del Padre y de todos aquellos que, como él, dieron y siguen dando su vida por proclamar la liberación que Dios nos ofrece.
    Una acción simbólica muy expresiva y propia de este día es la veneración de la Santa Cruz que es presentada solemnemente a la comunidad.
  Finalmente y aunque en este día no hay propiamente Eucaristía, se comulga del Pan consagrado en la celebración del día anterior, Jueves Santo,  y así expresamos nuestra participación en la muerte salvadora de Cristo, recibiendo su "Cuerpo entregado por nosotros".

   También se destina  la  colecta  del Viernes Santo al sostenimiento de la labor evangelizadora, social, educativa y cultural que se realiza en los Santos Lugares con motivo de la jornada a favor de Tierra Santa que celebra la Iglesia. En la actualidad, Tierra Santa cuenta con una comunidad cristiana muy grande y los religiosos que la atienden “no disponen de apoyo ni del gobierno de Israel ni de la autoridad palestina por lo que la ayuda económica les resulta imprescindible para subsistir. Asimismo, los religiosos que permanecen en la custodia de los Santos Lugares, que abarca además de Tierra Santa otros países colindantes como Chipre, Líbano o Siria, entre otros, siguen manteniendo colegios, orfanatos, residencias de mayores y asistiendo moral y materialmente al cada vez mayor número de familia sin recursos. Son cristianos hermanos nuestros, que necesitan nuestra atención, pero sobre todo saberse amados por sus hermanos de Occidente.

CONVERSATION