HOMILÍA DEL DOMINGO 3º DE CUARESMA (28 febrero 2016)


·         Todos estamos llamados a cumplir una tarea concreta en la historia de la salvación, no somos siervos inútiles. Debemos realizar la misión que el Señor nos ha encomendado.

·         Sueño de Raúl Follereau: "Mira mis manos limpias" - "Sí, manos muy limpias... pero vacías". Su conversión consistió en reavivar la conciencia de su propia responsabilidad y se puso manos a la obra de atender a los leprosos, erradicando la lepra.

·         En la construcción de la vivienda material es fácil percibir las consecuencias de cumplir o no, o cumplir mal con nuestra tarea: jubilación del carpintero - última casa - no pone corazón en su trabajo, materiales de inferior calidad, trabajo deficiente - "Esta es tu casa" --> muchas veces construimos nuestra vida de manera distraída.
§  Nuestra vida es el resultado de actitudes y elecciones del pasado, y nuestra vida de mañana será resultado de actitudes y elecciones de hoy. Estamos a tiempo.
§  A nadie se le puede ocurrir: Yo qué puedo hacer, tengo tan pocas cualidades, mi vida tiene poca influencia. Pues todos tenemos posibilidad de realizar una misión más grande, que nos hace semejantes a Dios: amar y servir a los hermanos, en pequeños gestos.

·         Nos ha de ayudar conocer la contribución de muchas personas de vida llena. Vicente de Paúl se lamentaba en el lecho de la muerte de no haber hecho más, a pesar de haber creado centro para ayudar a los pobres, reformado el clero de Francia, prodigado sin reservarte nada para ti...

·         ¿Qué se habrá frustrado o estará frustrando por no ser fieles a los sueños del Señor sobre nosotros? ¿Qué planes hemos desbaratado por nuestra mediocridad?

·         La vida tiene demasiados retos grandiosos para que la malgastemos. ¡Qué crimen tan horrible matar el tiempo cuando hay tantas cosas y tan importantes que hacer, tiempo que está llamado a ser de amor, liberación y gracia!

CONVERSATION