¿QUÉ ES LA CUARESMA?

I. CUARENTA DÍAS DE ESFUERZO
        
Cuaresma viene de "cuarenta " y designa a los 40 días de intensa preparación a la fiesta de Pascua de Resurrección.
         En la Biblia encontramos a grandes personajes que se prepararon intensamente durante 40 días: Moisés aguardó 40 días antes de subir al Sinaí. Elías caminó durante 40 días hacia el Horeb. Por otra parte la marcha de los israelitas por el desierto duró 40 años. Sin embargo, el gran referente de nuestra cuaresma es Jesús que se retiró durante 40 días al desierto antes de comenzar su vida pública.
         Para nosotros la cuaresma es la preparación a la celebración del tiempo pascual, tiempo de la celebración de la Muerte y Resurrección del Señor.
         La Cuaresma es también un período de preparación intensiva al Bautismo, que se celebra en la noche de la resurrección del Señor. El ser bautizado exige un cambio de mentalidad que hay que conseguir con una dura preparación llamada catecumenado.

II. TIEMPO DE CAMBIO
         La Cuaresma es pues, un tiempo de conversión por eso al imponernos la ceniza nos dicen: "Convertíos y creed en el Evangelio".
         Convertirse significa "volver", "cambiar", "corregir el camino" "Renovarse". El cambio que queremos conseguir es pasar del "hombre viejo" al "hombre nuevo". "Hombre viejo" es el que vive a espaldas de Cristo y del Evangelio. "Hombre nuevo" es el que sigue a Jesús y vive según el Evangelio.
         Algunos cristianos creen que con no comer carne los viernes o dejar de fumar ya han cumplido... ¡No! Si no hay cambio, no hay Cuaresma. Cuaresma es cambiar de vida.

III. AYUNAR
        
El Miércoles de Ceniza es día de ayuno y abstinencia. Los Viernes de Cuaresma son días de abstinencia.
         Ayunar por ayunar no tiene sentido y no hace a la gente mejor... Sobre todo en un mundo en que muchos ayunan, no porque es Cuaresma, sino porque no tienen qué comer. El ayuno y la abstinencia son signos de conversión. No son la conversión.
         El ayuno es signo de que tú:
·        quieres "ayunar de pecados".
·        te solidarizas con los hambrientos,
·        prefieres el pan de la Palabra,
·        frenas el consumismo,
·        quieres compartir lo tuyo.
         La abstinencia es signo de que tú:
·         quieres abstenerte del pecado,
·         no te comes el pan de los pobres,
·         te "mantienes en forma" por dentro.
         Lo que interesa es cambiar el corazón.

IV. TODA LA COMUNIDAD ES LLAMADA A LA CONVERSIÓN
         La Cuaresma es un tiempo de renovación para la comunidad. O la hacemos todos juntos o no es Cuaresma.
         Hace Cuaresma: la pareja, la familia, el grupo, la parroquia, la comunidad. Nadie hace la Cuaresma solo.
         Si los creyentes de este país cambian, todo el país hará el cambio. La Cuaresma ayuda a cambiar la sociedad.
         El modelo del cambio está en el Evangelio, la Palabra de Dios. Cuaresma es un tiempo favorable para el anuncio y la escucha de la Palabra. San Jerónimo decía: "Ignorar el Evangelio es ignorar a Cristo". Jesús decía: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de mi Padre".

         La lectura del Evangelio en familia, las convivencias, los Ejercicios Espirituales, los cultos de las Hermandades... son momentos privilegiados para escuchar la Palabra de Dios. No cierres tus oídos a la Palabra.

CONVERSATION